¿Cuándo reemplazar las bisagras? Y algunos consejos para elegir el reemplazo correcto

Pasan su vida útil escondidas detrás de nuestras puertas, trabajando por décadas. Hay quien ha vivido toda su vida en la misma vivienda y jamás ha reemplazado ninguna, a pesar de que cada puerta tiene al menos tres de ellas. Se trata de esa gran desconocida; la bisagra.

Llega un momento en que las bisagras que sostienen su puerta requieren un reemplazo, incluso si aún parecen funcionar bien. En las siguientes líneas exploraremos una serie de momentos propicios para considerar un cambio de nuestras bisagras

Después de varias capas de pintura

La mayoría de las personas no desmontan las bisagras cuando pintan las puertas o los marcos de las mismas. Si las bisagras están cubiertas de muchas capas de pintura, al comenzar a degradarse es posible que se dificulte o imposibilite el cerrar la puerta.

Por otra parte la pintura puede dañar una bisagra, sobre todo si se aplica sobre el pivote, pues puede contener componentes abrasivos que irán desgastando el metal en cada uso. Además, la pintura que cubre los tornillos puede dificultar en mucho el reemplazo en caso de cualquier otro imprevisto.

Cuando reemplace las perillas y manijas

Si usted instala nuevos herrajes en su puerta, quizás note que el acabado de sus bisagras ya no combina bien con las nuevas piezas. Al renovar las manijas y perillas de las puertas recuerde hacer lo mismo con sus bisagras. Verá una gran mejora en la apariencia de la puerta.

Cuando simplemente no funcionen bien

¿Su puerta vibra o suena cada vez que la abre? ¿Tiene dificultades para permanecer cerrada o abierta? Aunque la lubricación apropiada puede resolver algunos de esos problemas, las bisagras no suelen costar mucho dinero y debería considerar sustituirlas.


Antes de vender su casa

Puede parecer un detalle muy sutil, pero cuando le toca vender una casa una puerta chirriante o con dificultades para abrir no es precisamente la imagen que desee transmitir en ese momento.

Sustituir las perillas, bisagras y tiradores asegurará que sus puertas y gabinetes tengan un aspecto renovado y funcional, y estos pequeños toques hacen que sus compradores potenciales se sientan seguros de que la casa ha estado bien cuidada.

Después de un robo

Si han forzado la puerta para entrar a robar es muy posible que las bisagras, las cerraduras, o incluso el marco de la puerta, estén deformados. Considere su reemplazo inmediato como una medida de seguridad.

Eligiendo la bisagra correcta

Existen tres factores que determinan la bisagra apropiada para instalar en su puerta. A continuación los resumimos para que los tenga en cuenta a la hora de ir a su ferretería o de consultar a su cerrajero en barbera del valles de confianza.

El acabado

Las bisagras están disponibles en una gran variedad de acabados para que coincida con cualquier decoración. Si le es posible lleve una muestra de los accesorios metálicos de la puerta, o al menos una fotografía para poder elegir el correcto.

El tamaño

Debe medir las bisagras existentes, las sustitutas deben tener exactamente el mismo tamaño. Como costumbre, las bisagras de puertas internas son de 3 pulgadas y media con tres tornillos y las de las puertas exteriores son de 4 pulgadas con 4 tornillos.

Estilo de esquina

Las bisagras vienen en uno de los tres estilos de esquina: radio de ¼ de pulgada, radio de ⅝ de pulgada y las de esquinas rectas. Para facilitar la instalación elija el mismo tipo que aquellas que está reemplazando.